¡Tengo una pregunta!

¿Cuál es la importancia de los vientos como factor abiótico?

Nombre: isabella betancurt suarez

tipo-pregunta: Biología

curso: Biología

materia: Biología

tipo-pregunta: Sexto

curso: Sexto

materia: Sexto

Ciudad: pereira

Quién pregunta: Estudiante

ES VERDAD QUE LA IMPORTANCIA DE LOS VIENTOS COMO FACTOR ABIÓTICO, RADICA EN QUE SON LOS ENCARGADOS DE DISTRIBUIR EL CALOR HACIA TODAS LAS REGIONES DEL PLANETA.

 

 

Dar respuesta

Respuesta

Una respuesta a “¿Cuál es la importancia de los vientos como factor abiótico?”

  1. Edna Lucero Medina Lara Edna Lucero Medina Lara dice:

    Hola Isabella,
    Bienvenida. Gracias por confiar en Pies Descalzos. Soy Edna Lucero Medina Lara.
     
    Información:
    ¿Cuál es la importancia de los vientos como factor abiótico?
    Los factores abióticos son los distintos componentes que determinan el espacio físico en el cual habitan los seres vivos; entre los más importantes podemos encontrar: el agua, la temperatura, la luz, el pH, el suelo, la humedad, el oxígeno y los nutrientes. Específicamente, son los factores sin vida, Los factores abióticos son los principales frenos del crecimiento de las poblaciones. Estos varían según el ecosistema de cada ser vivo, por ejemplo el factor biolimitante fundamental en el desierto es el agua, mientras que para los seres vivos de las zonas profundas del mar el freno es la luz.
     
    EL VIENTO
     
    A menudo los factores abióticos se ven afectados por otros factores. Esto es especialmente evidente con el viento. La velocidad y dirección del viento afecta la temperatura y la humedad de un área. Las velocidades del viento muy altas, a menudo en áreas montañosas, pueden conducir a un crecimiento de la planta atrofiado y limitar los tipos de vida que pueden prosperar en el área. El viento también transporta semillas y ayuda a la polinización, extendiendo la vida. Esto permite que las formas de plantas viajen fuera de un área contenido.
    El viento puede cambiar la temperatura de una región o puede aumentar el nivel de perdida de agua de una especie por transpiración o evaporación.
    El viento es un factor capaz de variar la temperatura de una región, susceptible de incrementar el nivel de pérdida de una especie por evaporación o transpiración.
    El movimiento de rotación de la Tierra- produce los vientos y las corrientes oceánicas. Y vientos y corrientes oceánicas, a su vez, repercuten en la temperatura y las lluvias de determinada región.
    Los factores climáticos mencionados -luz, temperatura, lluvias, vientos- intervienen en los procesos de la vida.

    La luz es esencial para la fotosíntesis. La duración de la luz diurna contribuye a determinar los ciclos reproductivos de plantas y animales.
    La temperatura tiene influencia en los procesos bioquímicos de los organismos vivos. Algunos animales -como las aves y mamíferos- han desarrollado la capacidad de mantener estable la temperatura corporal y esta capacidad les permite sobrevivir en distintos climas. Otros -como los insectos, peces y reptiles- no tienen mecanismos para regular su temperatura corporal y son más vulnerables a las oscilaciones externas.
    La temperatura también interviene en la transpiración que se produce a través de los poros situados en las hojas de las plantas y en la piel de los animales.
    El agua que todos las vegetales y animales terrestres necesitan depende de las lluvias. El agua es indispensable para la vida vegetal porque disuelve los nutrientes del suelo, permitiendo que las raíces puedan absorberlos. Además, es utilizada en la fotosíntesis que realizan las plantas que poseen clorofila. Asimismo, es la fuente del oxígeno liberado en ese proceso. Y este oxígeno, a su vez, es indispensable para la respiración de los animales.
    El tipo, variedad y cantidad de vida vegetal y animal característicos de cada región tienen relación con la lluvia caída y su distribución durante el año.
    La lluvia es el principal agente de erosión del suelo no protegido. Indirectamente, la erosión del terreno también influye en el clima, porque con la pérdida de suelo disminuye la vegetación y aumentan las variaciones de temperatura.
    Los vientos, según se originen en zonas húmedas o secas, pueden aportar humedad o aumentar la sequedad del suelo. Asimismo, determinan cambios de temperatura y algunos fenómenos atmosféricos, como huracanes y tornados.
    También tienen un efecto mecánico que causa erosión del terreno y actúa sobre la vegetación: arranca hojas y ramas secas y transporta polen y semillas. Los vientos secos y cálidos aumentan la evaporación de la humedad que se produce por la transpiración de las hojas.

     
    La ecología, por su carácter multidisciplinar, se ve obligada a estudiar muy detenidamente la interacción entre los factores bióticos y abióticos, ya que  estas relaciones son responsables de todos los procesos que tienen lugar en el medio. Se trata de una forma de saber, por ejemplo, los diferentes datos que pueden hacer que cambie el clima, y la biodiversidad por tanto se vea inevitablemente afectada.
    La afirmación de que “no se puede tener uno sin el otro” es verdadera cuando hablamos de los factores bióticos y abióticos. Trabajan juntos para crear un ecosistema (por ejemplo en los bosques o en los sistemas acuáticos) que sea saludable. Para comprender mejor la relación queremos explicar también de manera rápida, que es un factor biótico.
     
    Referencias:
    https://ciclos.top/factores-abioticos/
    https://ecosistemas.ovacen.com/biotopo/abioticos/
    https://www.ecured.cu/Factores_Abi%C3%B3ticos
    http://www.fao.org/3/w1309s/w1309s09.htm
     

    Te comparto el siguiente vídeo en donde podrás comprender un poco más referente a este tema:

    https://www.youtube.com/watch?v=Nxl-SgmIRl0

    https://www.youtube.com/watch?v=OjwYTXZz-9c

     
    Espero que mi apoyo te haya sido de utilidad. Recuerda que “Caminamos juntos para convertir el presente de la educación en un mejor futuro”

Deja una respuesta